Bielsa, el bielsismo y los bielsistas

bielsaleeds - Bielsa, el bielsismo y los bielsistas
El entrenador rosarino acaba de conseguir el ascenso con el Leeds United, uno de los clubes más importantes de Inglaterra, tras dieciséis años en el ascenso. Radiografía de un entrenador muy distinto que es adorado por sus seguidores y odiado por el resto que no le perdonan su fracaso en el mundial 2002.

Vivir en Rosario y hablar de Marcelo Bielsa desde la otra vereda puede llegar a ser un deporte de alto riesgo porque la pasión desmesurada de ambas facciones hará que te ensalcen o que te puteén en idiomas que no tenés la menor idea que existan. Y Marcelo Bielsa genera esas reacciones pero voy a tratar de explicar porqué el tipo me cae bien pero sus seguidores son un tanto peculiares y extremistas (son más bielsistas que Bielsa parafraseando la frase popular que dice sos más papista que el papa) y que el bielsismo solamente es un cuento marketinero.

¿Eso lo hace un mal entrenador? Para nada porque no conozco una sola declaración de ningún jugador que no sea de respeto hacia el entrenador rosarino. El entredicho con José Luis Calderón tras la Copa América del 99 es confuso así que no lo cuento pero en el peor de los casos sería la excepción que confirma la regla. Y conocí muchos grandes DT que sus ciclos nunca terminaron en ismos ya que los únicos técnicos que se ganaron esa posibilidad en nuestro fútbol de darle nombre propio a su estilo fueron César Luis Menotti y Carlos Salvador Bilardo.

bielsaleeds1 1024x576 - Bielsa, el bielsismo y los bielsistas
Su oficina en Leeds con un toque bien argento.

Lo primero que le reconozco a Bielsa es su afán por tratar de ganarle en toda ocasión a Rosario Central. ¿Cómo? ¿Un hincha de Central valora eso? Sí, porque ese deseo de superación constante lleva al rival a límites insospechados en su capacidad de impedir que eso suceda. Primer punto a favor de Marcelo: es tremendamente competitivo. Y todos quienes hicimos deportes en planteles superiores siempre queremos ganar. El lema lo importante es competir está totalmente desactualizado porque quien primero va a aprender en algún momento también quiere comenzar a ganar. Dos ejemplos: los seleccionados de Bolivia y Venezuela encajan perfectamente aquí porque hace cuarenta años atrás se comían no menos de cinco goles por partido de eliminatoria y hoy en día pretenden clasificar a un mundial.

Bielsa tiene una sólida educación que se transmite en los valores que tanto pregona pero de los cuales sus fanáticos hacen un culto. O sea que Marcelo es un ejemplo moral para ellos y a partir de allí escalan sus cualidades como DT hasta límites insospechados. Error. Marcelo es un buen entrenador pero está por debajo de Ángel Labruna, Carlos Bianchi, César Luis Menotti, Carlos Bilardo, Carlos Griguol o José Omar Pastoriza. A lo sumo lo pongo en un pie de igualdad con Ángel Tulio Zof (otro gigante que nunca quiso marcharse lejos de Rosario para dirigir) ya que ambos contribuyeron decisivamente al engrandecimiento de sus respectivos clubes con máximo respeto hacia el rival. Y con esta afirmación estoy siendo injusto con el Piojo José Yudica y con Juan Carlos Montes. Dicho de otra manera ellos también le querían ganar a sus clásicos rivales siempre pero sin ningún tipo de provocaciones, cosa que que los bielsistas no hacen.

20200627 182758 - Bielsa, el bielsismo y los bielsistas
Sufriendo desde el banco.

Pareciera que darle cualidades morales diferentes a Marcelo convierte en tramposos al resto de los entrenadores. No niego que existan los entrenadores ventajeros (como en todas las actividades de la vida) pero tampoco sus fanáticos pueden ensuciar por acción u omisión al resto de los DT. En la historia del bidón de Branco Carlos Bilardo quedó como el malo de la película y la gente repite como loro sobre ese hecho sin pensar en las consecuencias que pudo haber tenido para nuestra selección de comprobarse una falta de esa índole. Ese problema lo tienen sus seguidores, no él ya que es una persona muy ubicada y respetuosa .

El fracaso de Corea-Japón 2002 lo marcó a fuego para siempre ya que a partir de allí creció como entrenador flexibilizando todos sus esquemas, claro que mejor hubiese sido no darse semejante porrazo contra el piso… Ese fue el punto de inflexión en su carrera ya que las convicciones se convirtieron en tozudez y Argentina quedó eliminada en primera ronda de ese mundial ante unas discretas Inglaterra y Suecia. No solamente yo hubiese puesto a a Crespo y Batistuta dentro del área sino que hubiese mandado a uno de los centrales a bajar todas las bochas que cayeran por allí.

Carlos Bilardo siempre recordó que en el partido frente a Inglaterra en el mundial 86 cometió un error al no poner a Néstor Clausen en los últimos minutos para tapar a John Barnes. Ese mundial fue una experiencia tan dolorosa para Bielsa que casi nunca habla de ello ya que es una herida sin cerrar. Lo rescatable es que se flexibilizó un poco sin dejar de ser inflexible en muchos lineamientos.

20200717 170608 - Bielsa, el bielsismo y los bielsistas
Gritando un gol de sus dirigidos.

El bielsismo del cual muchos están enamorados simplemente no existe porque no es más que bilardismo refinado mezclado con una alta dosis de verba menottiana. ¿Está mal eso? No, claro que no. Una de las cualidades de Marcelo para esquivar periodistas molestos es hablar durante horas sin decir nada y dejarlos en offside. Y son esos mismos periodistas los cultores del bielsismo quienes bajan línea desde los medios. Una ironía que al menos a mí me causa mucha gracia.

En cuanto a la disposición de sus equipos comparándolos con el bilardismo hay una diferencia sustancial: al doctor no le gustan los extremos (los wines de aquella época) y los reemplazaba con mediocampistas por afuera que tenían la obligación de ir y venir permanentemente mientras que Bielsa sí ubica a dos extremos que tengan solo un poco de obligaciones defensivas. Es bilardismo desde la mecanización de movimientos pero no desde la puesta en escena táctica.

Newells había perdido en su debut de la Copa Libertadores del 92 con San Lorenzo por 6-0 en el parque Independencia y por ello algunos barrabravas de la lepra no tuvieron mejor idea que ir a la casa del Loco a pedir explicaciones sobre el mal funcionamiento del equipo. Y ya sabemos que Marcelo, además de ser un brillante orador, es un tipo de acción al que no le gustan estas cosas y que es demasiado cabrón. Los atendió con una granada en la mano y les dijo que si no se marchaban de ahí le quitaba el seguro. Eso fue real pero la leyenda dice que además los corrió varias cuadras. No quiero imaginarme el momento… Y estas cosas lo convierten en un tipo único.

En síntesis, Marcelo Bielsa es un buen entrenador y un gran tipo por lo poco que se conoce de él pero se hizo un culto de su personalidad excesivo. Me gusta el Bielsa DT pero su horda de seguidores son insoportables. Y hasta acepto que los hinchas de Newells lo amen porque hizo crecer al club del parque con los campeonatos del 91 y 92 pero el resto es sólo construcción mediática que no aporta nada a un debate serio.

Fotos: gentileza Leeds United

Gonzalo Ferrer

Periodista, ex rugbier. D10S, Ferrari, Queen, el Pato y Su Majestad en cualquier orden. Rock, literatura, cine. Entusiasta de casi todo deporte que se juegue con una pelota. Nieto de quien armó el plan para ganar en México 86.

También te podría gustar...